Demandas para la restauración del orden constitucional, Sky Tower, Tegucigalpa, Honduras

Honduras: Levantamiento patriótico para restaurar el estado de derecho y la constitución de 1982

Provincia del Primer Imperio Mexicano, luego componente de la República Federal de Centroamérica y ahora república independiente, Honduras comparte las tradiciones revolucionarias republicanas derivadas de 1776 (Estados Unidos), 1789 (Francia) y 1810 (México).

25 de febrero de 2021

Brian Lüdtke

Brian Lüdtke

Tegucigalpa.com - SPS.HN

La Constitución de Honduras debe ser restaurada como el texto fundacional imperante que da forma y guía al gobierno. Está parcialmente en suspenso desde 2017, cuando el actual pretendiente a la presidencia "ganó la reelección", a pesar de que la Constitución no solo prohíbe la reelección presidencial, sino que también especifica severos castigos para quienes promueven la reelección presidencial.

La Constitución es un documento maravilloso que merece ser conocido, venerado y obedecido. La Asamblea Nacional Constituyente de Honduras (1980 - 1982), elegida por sufragio universal, diseñó un gobierno representativo que encarnara los valores de la democracia republicana con claros límites al poder ejecutivo. 

Un congreso unicameral fuerte y una autoridad judicial claramente delimitada garantizarían equilibrio de poderes, gobierno representativo y estado de derecho.

Tegucigalpa, Honduras, está marcada por carteles que celebran los valores revolucionarios de la república y el apego de la sociedad a la limitación de mandatos y a la Constitución de 1982

Tegucigalpa, Honduras; apoyo a la limitación de mandatos y a la Constitución de 1982

En particular, la presidencia está claramente definida con una estricta prohibición de reelección, con un límite de cuatro años de mandato y frecuentes cambios pacíficos de poder.

Ningún tribunal tiene el poder de la Asamblea Nacional Constituyente; los jueces no pueden pretender simplemente reescribir la constitución. Pretender cambiar declaraciones obvias de la constitución es un abuso ilegal del deber de un tribunal de "interpretar" la ley. Lamentablemente, tal abuso y degradación institucional son consistentes con múltiples casos legales recientes que conectan al "presidente" con el contrabando de narcomafia, es decir, la cocaína y la heroína que se mueven hacia el norte, hacia los Estados Unidos.

Artículo 42

La calidad de ciudadano se pierde por incitar, promover o apoyar el continuismo o la reelección del Presidente de la República.

La Constitución de 1982 es el único camino hacia el Estado de Derecho

La Constitución no sólo prohíbe la reelección presidencial, sino que despoja de la ciudadanía a quienes promueven la reelección presidencial. El fingidor a la presidencia de Honduras, Juan Orlando Hernández, no podría tener una pretensión legítima, porque ya ha completado un mandato como presidente. Por supuesto, su "reelección" de 2017 fue condenada como fraudulenta por la Organización de Estados Americanos (OEA), pero su candidatura carecía de legalidad incluso antes del día de la elección fraudulenta.

La derecha y la izquierda deben celebrar y proteger sobre todo los valores de la democracia republicana: el gobierno limitado y la libertad. Honduras no necesita un hombre fuerte ni un culto a la personalidad — y la constitución no lo permite. 

Los populistas irresponsables y los líderes autoritarios utilizan chivos expiatorios, el miedo y una mentalidad colectiva de "nosotros contra ellos" para justificar sus tomas de poder. En última instancia, estos falsos líderes acaban perjudicando a sus propios seguidores y a los demás.

Un callejón de Tegucigalpa con carteles republicanos revolucionarios que invocan la constitución de 1982

Francisco Morazán, presidente de Centroamérica

Honduras: producto de una tradición republicana

Los ciudadanos comprometidos, educados y patrióticos que se organizan y pagan impuestos, ellos pueden conseguir resultados positivos en muchos ámbitos. Además de mantener el orden republicano y un gobierno responsable, este tipo de sociedad fuerte puede superar fácilmente otros retos, por ejemplo, suprimir a los extorsionistas con un poder estatal firme pero humano.

Artículo 184

Las Leyes podrán ser declaradas inconstitucionales por razón de forma o de contenido.

La Constitución otorga al poder judicial la facultad de declarar la inconstitucionalidad de las leyes. Pero ningún tribunal tiene el poder de declarar inconstitucional la propia constitución. La constitución sólo puede ser modificada a través del proceso establecido para enmendar la constitución, y esto nunca se hizo. Por tanto, los numerosos artículos de la constitución que limitan explícitamente a los presidentes a un mandato de cuatro años siguen siendo válidos.

Los hondureños patrióticos y los amigos de Honduras deben seguir dando a conocer la Constitución y las inestimables protecciones que confiere. Este texto fundacional, piedra angular de la soberanía democrática en la república, muestra el camino hacia prosperidad, familias sanas y libertad.

Artículos recientes

Ir arriba